MIS RELATOS CORTOS
David Campos Sacedón

Estrella Fugaz (IX)

Estrella Fugaz (Parte 9)


Entre escalofríos Teresa despertó tras esas últimas palabras de Toni y al escudriñar dónde se encontraba pudo entender que todo había sido un sueño. Se hallaba en su habitación aún. Una especie de puñalada interna hizo que hasta sus manos temblaran al tener la sensación de pérdida de tiempo.
Casi sin segundos para recuperar la consciencia de todo, el teléfono sonó, aunque apenas le dio importancia hasta que tras varias llamadas seguidas hizo que lo cogiera finalmente. Todos los planes que bombardeaban la mente de la muchacha se fulminaron tras las palabras temerosas al otro lado del auricular. Su hermano menor había tenido un accidente de coche y se encontraba muy grave en el hospital. Hincó las rodillas al suelo y soltó el aparato y con ahogados gritos rezó que todo fuese una pesadilla.


Toni, en su rutinario ritual, volvió a leer la carta de Teresa y sus lágrimas deshacían algunas de las letras en el papel, diluyéndolas progresivamente a modo de raíces nerviosas. Soltó la hoja y con cierta torpeza dirigió su mirada a la fotografía de ambos que reposaba justo delante de él, de la cual sobresalía una pequeño impreso azulado con datos mecanografiados y perfectamente organizados. Tiró suave y lentamente de dicho escrito y leyó mentalmente con temor las últimas palabras del mismo, “…y concluido el último análisis, consideramos que la última fase se ha sobrepasado y no podemos precisar el tiempo que…” . No pudo seguir. Pesaroso se puso en pié, extrajo de su bolsillo el teléfono, buscó en la agenda y pulsó la llamada; tras pocos segundos de espera una dulce voz respondió al otro lado, “hola buenos días, ¿en qué puedo atenderle?”, apenas la leve respiración de Toni se podía intuir por la línea, hasta que finalmente musitó, “…¿con el Doctor Fuentes, por favor?. Un pequeño click y enseguida una voz penetrante pero afable habló, “buenos días, ¿quién es?” , Toni tragó saliva, cerró los ojos y consiguió pronunciar, “Doctor, soy Toni, ya sabe. Quiero llevar a cabo lo que le comenté aquel día, estoy decidido…”, un sutil resoplo salió del Doctor, continuado de un, “si ya lo has pensado detenidamente, adelante, te ayudaré en todo lo posible Toni”.


Continuará...